¡El esfuerzo valió la pena! Amsterdam nos espera.

1 comentarios




Desde agosto del año pasado sabía que hoy, el 5 de abril del 2010, sería un día muy especial, podía ser muy feliz o algo triste. ¡Afortunadamente no ha sido nada triste! 

El día de hoy el jurado de la International Scientific Project Olympiad (INESPO) ha hecho pública la selección de los proyectos que tienen el derecho a exponer en la Universidad de Amsterdam (al final de la publicación está la universidad en donde expondremos). Gracias al gran esfuerzo y dedicación que Sori, Rich y yo hemos puesto en este proyecto, estaremos el próximo junio en Holanda (link donde aparece nuestro proyecto http://inespo.org/index.php?p=74)

INESPO es la exposición internacional de proyectos ecológicos elaborados por jóvenes. El objetivo principal del concurso es proponer ideas prácticas y costeables que beneficien al medio ambiente. La propaganda de INESPO llegó a nosotros en julio de 2009 cuando estábamos en la International Science Exposition en Túnez exponiendo el proyecto Localización e Identificación de un Cráter en Malinalco. Desde el primer momento que tuvimos en nuestras manos el folleto, nos fijamos claramente el objetivo de estar ahí.

Gracias a la experiencia que tenemos en este tipo de concursos, sabíamos que debíamos enfocarnos en algo muy particular para poder hacer una aportación de verdad, osea, si pretendíamos eliminar las emisiones de dióxido de carbono a nivel mundial o hacer que los carros no contaminaran simplemente no podríamos. 

Después de varios meses de lluvia de ideas, se nos ocurrió que podríamos eliminar la huella de dióxido de carbono de los celulares, sin embargo, al investigar nos percatamos de que esto tampoco era posible. La contaminación causada por celulares es mucho más compleja de lo que parece, ya que incluye extracción y transformación de materias primas, componentes de fabricación, el transporte de componentes a la planta de ensamblaje de teléfonos, montaje de teléfono, transporte de celulares a la red de distribución, uso y fin de la vida del celular (cuando tiras el celular). 

Para no hacerles el cuento largo, decidimos enfocarnos en la fase del uso del celular y específicamente en la carga de ellos. Cargar tu celular durante dos años equivale a 32 kilogramos de dióxido de carbono, ¡imagínate cuanto contaminan los 4,600 millones de celulares que había a finales del 2009! como pueden ver, una verdadera aportación puede estar en algo que parece pequeño o insignificante.

Nuestro proyecto consiste en un dispositivo que utiliza la energía cinética del girar de la rueda de una bicicleta estática (de gimnasio) con el fin de cargar el celular. Esto no es nada sencillo, ya que la corriente que tu envías al dispositivo no es constante, al igual que el voltaje y intensidad necesarias para un celular. Este dispositivo consiste en una dinamo, seguido de un rectificador, un regulador de voltaje, una batería y un inversor eléctrico que regulan el voltaje para dejarlo de una forma que pueda aprovechar el celular. Con nuestro dispositivo tu podrías cargar cualquier gadget que requiera aproximadamente la misma energía que un celular.

El proyecto no se reduce a bicicletas estacionarias (que aburrido), sino que tenemos un plan a futuro para implementarlo en bicicletas normales (utilizadas en muchos países como transporten común). De hecho en nuestro querido contaminado Distrito Federal, hace unas semanas se repartieron mil bicicletas para empezar un proyecto de fomento del uso de ella, tal y como en otras ciudades ya con miles de bicicletas.

Pasamos por muchísimas dificultades, superamos obstáculos y finalmente fuimos seleccionados. Esto es una prueba más de que cuando se quiere se puede, claro que hay que creérselo y trabajar en ello. ¡Espero sus comentarios! Hasta la próxima y espero que les haya gustado.

Chris

Ésta es la Universidad donde expondremos:



Ver mapa más grande